David de Mora

Tu rincón del interiorismo

INDUSTRIALIZATE ^^

El estilo industrial nació en EE.UU en los años 20, cuando toman protagonismo las fábricas y almacenes en la periferia de las ciudades, como opción de vivienda.
Se caracteriza por dejar al descubierto elementos estructurales del edificio: tuberías, paredes de ladrillo, vigas de los techos e incluso la instalación eléctrica. Los muebles algunos de oficio, otros improvisados como baúles y cajoneras.
Hierro, acero y madera. Todos en estado puro, cuanto más mejor. Es la belleza de lo rudo lo que impera en este estilo.
Una buena baza es el reciclaje de piezas, aunque existen muy buenas reproducciones en el mercado.
En cocinas el acero inoxidable es el protagonista. Paramentos de ladrillo. Encimeras de madera o piedra. El bajante y tuberías a la vista, disfrazados con estilo.
En baños los sanitarios de diseño retro, griferías y azulejos antiguos o réplicas.
Las piezas decorativas tienen un peso visual importante por lo que no cabe saturar los fondos, estos han de ser luminosos, el blanco es un perfecto aliado.
La iluminación es muy importante. Lámparas de hierro fundido, cristal o acero galvanizado, son propuestas seguras.
Os dejo una selección de ambientes, espero que os gusten.
<img src="







Hasta pronti, bss 😉

0
1

SÍNDROME DE STENDHAL

Hace ya unos añitos…Unos cuantos, tampoco hay que exagerar, el profesor don Enrique Valdivieso nos contó en clase de Renacimiento Italiano qué era el “Síndrome de Stendhal”. Lo escuché atentamente pero, francamente, no lo creí.
Denominado también Síndrome de Florencia o “estrés del viajero”, es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en gran número en un mismo lugar.

La verdad es que mi escepticismo tenía fundamento, ¿o no? ¿enfermedad? qué me estás contando.

La historia es que Henri-Marie Beyle (Stendhal), escribió una descripción detallada del fenómeno que experimentó en 1817, en su visita a la basílica de la Santa Cruz en Florencia

“Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

Y me llegó el día. Lo sentí, fue en una visita en solitario que hice al museo de Bellas Artes. Me asusté, pero enseguida me acordé de “mi Valdi” y pensé: “nunca se puede subestimar la opinión de un genio. Él lo era”.

Bueno, os preguntaréis por qué os estoy contando esta película. Pues bien, los post de selección de ambientes los voy a denominar así, trataré cada semana de buscar ambientes de vértigo, de los que te traspasan el alma. Ambientes Stendhal.

Ahí van los de hoy:

0
10

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies